reloj estación en el recibidor

La loca de los relojes

Tengo más de cinco relojes repartidos por toda la casa, pero nunca llego a tiempo. Tal vez por eso tenga esa obsesión constante por saber la hora, porque me da la sensación de que el tiempo se me escurre entre las manos sin darme cuenta. Lo cual no veo como algo negativo. Sería peor que el tiempo me pareciese lento y no tuviese idea de cómo llenarlo, ¿no creéis?

Así que para poder saber la hora a cada instante tengo relojes en los lugares que más frecuento.

En el comedor:

reloj grande comedor hierro forjado

Para el comedor quería un reloj grande y bien visible. Y por supuesto, bonito. Después de mucho buscar, encontré este de color negro de Banak Importa. Mide 60 cm y es de hierro forjado.

Es un reloj perfecto para saber la hora que es cuando estás comiendo o cuando estás viendo tu serie favorita y no quieres que se te hagan las tantas.

En la cocina:

reloj de estación en la cocina

Para mí es esencial tener un reloj en la cocina. ¿Por qué? Pues porque ¿qué haría yo sin tener una referencia para mirar los tiempos de cocción mientras estoy cocinando? Además, por las mañanas suelo desayunar en la cocina, y me viene muy bien saber la hora que es y si debo empezar a aligerar el ritmo para no llegar tarde.

reloj de estación

Además, este reloj es ideal porque al ser de tipo estación, separa la zona de la cocina de la zona de limpieza (donde están la lavadora y el armario donde guardo la lejía, los detergentes y limpiadores, etc.). De forma que puedes ver la hora mientras cocinas y también mientras pones la lavadora.

En la entrada:

Importantísimo para saber a qué hora me voy de casa y a qué hora llego. Se nota que me gustó el estilo de los relojes-estación, ¿verdad?

reloj estación en el recibidor

En el dormitorio:

Obviamente, un reloj en el dormitorio viene muy bien, para despertarse. En mi caso, por la mañana cuando suena el despertador me digo: «cinco minutitos más, por favor, pero que sean solo 5» (luego termina siendo siempre media hora… no tengo fuerza de voluntad). Pero, sin el reloj ahí al lado no podría saber que estoy incumpliendo mi promesa de los cinco minutos más 😛

Además, por la noche también resulta útil. Yo suelo leer un poquito cada día antes de dormir, así que es una forma de ponerme límites y decir: «vale, por muy interesante que esté el libro, en media hora apago la luz».

reloj hora proyectada

No es el reloj más bonito del mundo pero tiene algo que me encanta. La hora brilla en la oscuridad, y además también se proyecta en el techo, por lo que si te desvelas, solo tienes que abrir un poco el ojillo para saber qué hora es y seguir durmiendo porque aún te quedan muchas horas de sueño por delante 🙂

En el baño:

reloj vaca

Puede sonar extraño, pero yo considero muy conveniente tener un reloj en el baño. ¿Por qué? Cuando nos arreglamos para salir, pasamos mucho tiempo en el baño: duchándonos, peinándonos, maquillándonos, etc. Y normalmente, todo esto lo hacemos con una hora fija para la cita y no queremos llegar tarde, ¿verdad? Así que para mí es muy importante poder decir mientras me estoy arreglando: “vale, no quiero tardar más de 10 minutos” (o el tiempo que te hayas propuesto cada día) y poder establecer tú mism@ los límites de tiempo según como veas que vas de apurad@.

En definitiva: soy una obsesa de los relojes pero no siempre consigo llegar a tiempo a los sitios, jajajaja. ¿Y vosotr@s qué? ¿Tenéis muchos relojes en casa? ¿Soléis ser personas puntuales?

Deja un comentario