sofa morado

Pared roja, sofá morado

Habrá quien piense que una mezcla de colores tan intensos es para volverse locos, pero como dije hace un par de meses, estos colores se me revelaron como elegidos mientras comía en un restaurante indio decorado en tonalidades muy similares.

Yo soy de la opinión de que si un color te gusta, ¿por qué no utilizarlo para decorar una estancia? Así que… un sofá morado se presentaba como compañero perfecto para el comedor rojo.

Bien, ya tenía el color decidido: morado. ¿Y ahora qué sofá elijo?

La verdad es que empecé a buscar sofá y lo único que tenía claro era el color. Eso, y que ocuparía una esquina del comedor. Sin embargo, al empezar a mirar, me di cuenta de que las medidas de los sofás rinconeros son ¡enormes! y no cabía en la pared donde quería ubicarlo, y no dejaba demasiado espacio para el resto del mobiliario para el comedor. Así que, rinconera descartada.

Así que finalmente, opté por una solución intermedia: un sofá con chaise-longue. Así podía ocupar una esquina pero sin secuestrar tantísimo espacio.

sofa2

Estuve mirando por tiendas y tiendas de nuestra ciudad y no me terminaba de convencer por ningún modelo: que si viscoelástico, que si antimanchas… Hasta que al final encontré un modelo muy económico en Banak Importa (el modelo Aluva) que proporcionaba todos los accesorios que se me habían ido antojando por el camino: asientos deslizantes para poder hacer el sofá más profundo y un arcón bajo la chaise-longue para guardar las mantitas para el sofá (¡importantísimo!).

Para este modelo de sofá en concreto, me dieron la opción de elegir los cojines del sofá del mismo color que este o de otro, así que, puestos a innovar, ¿por qué no elegir los cojines en rojo y hacer un guiño al apasionado color dominante del comedor?

cojines

Los cojines morados que se intercalan entre estos son de Casa, pero supongo que ya es muy difícil conseguirlos puesto que fueron un regalo que me hizo mi tía hace muchos años.

cojín gatos

El cojín con el detalle de los gatitos y los cascabeles en las puntas también fue un regalo, esta vez adquirido en A loja do gato preto.

El resto de cojines de un tono rojo aterciopelado son cojines del sofá de mi madre, que le sobraron al cambiar las fundas de su sofá y me los cedió. Vienen perfectos a modo de respaldo en la chaise-longue.

sofa1

Espero que os haya gustado. Os cuento más detalles sobre el comedor en siguientes posts.

PD: Como ya pudisteis comprobar en la anterior versión del blog (yodecoromihogar.wordpress.com), a Elrond le gustaba mucho posar para las fotos del blog y no conseguí levantarlo de allí para retratar al sofá. Son varios los posts donde aparece, pero ya no podrá aparecer más porque como ya sabéis murió en noviembre de 2013 🙁

Deja un comentario